sábado, 12 de abril de 2014

DÍA A DÍA - FIN DE SEMANA 90s

Sábado por la mañana. Música de los noventa sonando. Tiempo libre para que apetezca ordenar habitación, hacer cambio de armario... en fin, esas cosas que nunca te apetece porque en realidad no tienes el tiempo suficiente para como dedicarte a ello. Así que hoy, primer día de vacaciones ¡apetece y toca! Así que a ello.




Mientras, además, voy atendiendo a las llamadas de socorro de mi hermana que se está intentando hacer un peinado para ir a una boda. Ayudando aquí y allá, corriendo de un lado a otro ¡pendientes! ¡bolso! ¡tarde! Al fin, misión cumplida. Cuando me pongo manos a la obra pensando se habrá hecho tarde me doy cuenta de que ni siquiera estamos a media mañana, la ventaja que tiene levantarse pronto un sábado, y por gusto. Que bien sientan las vacaciones, aunque solo sean la calma antes de la tormenta o el pacífico agujero del huracán. Habrá que disfrutarlas igual. Y mientras reorganizo el armario... ya estamos otra vez con el ¿no me deshice de esto el año pasado? ¿por qué siempre vuelve? Lo mejor es como de año en año, viendo la nueva ropa que me he comprado pienso ¡al fin podré conjuntar esta camiseta! Y se crean cientos de posibilidades. Aunque sinceramente, creo que no me quitaré de encima esos diez minutos de la mañana con el pelo aún enmarañado sin saber que ponerme. ¡Día relajante completo! De lo más significante del día cuando por fin he salido de casa (ocupada con el armario TODA la mañana) mis padres y yo hemos encontrado un enorme limón y no, no es el de la foto, eso ha sido después.