29 de agosto de 2015

DÍA A DÍA — VERANO AZUL


1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9

Aprovecho que estamos al final del verano para darle un pequeño repaso a estos días de descanso antes de volver a empezar las clases. Ha sido un verano cálido, tranquilo, creativo y -como todos- de descubrimiento. Si me encanta el verano es porque, al alejarte de una rutina mecánica, te deja un tiempo de introspección para conocerte a ti mismo. Tal vez adquieres un nuevo gusto, o vuelves a lo de siempre. Descubres nuevos pasatiempos, o le dedicas más tiempo a aquellos que ya hacías. En mi caso, he dedicado mucho tiempo a la fotografía, ¡este verano sí! También he podido disfrutar de dibujar en pentel, crear scripts y volver a la plumilla, la caligrafía es demasiado preciosa como para olvidarla.

Me he dedicado a construirme un espacio-estudio en casa (x) y me puse como objetivo crear entradas en este blog de una forma más constante (objetivo que, de no ser porque he estado casi un mes sin internet, podría haber cumplido...) Le he dedicado también tiempo a la cocina, he estado bastante obsesionada con las tartas americanas (x), la cebolla frita y la pasta, en general.

En resumen, ha sido un verano totalmente azul, de buen tiempo, mucho calor y dedicado a hacer cosas que me sientan bien. Sin obligaciones. Sin incomodidad. Cogiendo fuerzas y con muchas ganas de empezar el nuevo curso. Además, he podido conocer mejor a una de mis amigas, y he descubierto que las tardes con ella son una pasada ¡me encantas! Tampoco puedo olvidar los días con mi hermana, que aunque escasos este verano, se aprecian mogollón.


GuardarGuardarGuardarGuardar

No hay comentarios:

Publicar un comentario