sábado, 10 de septiembre de 2016

DÍA A DÍA - LENTAMENTE Y CON GANAS



Me propuse escribir cada viernes. Y no lo hice. Funcionó durante unas semanas, pero en seguida lo descuidé. ¿Pero sabéis qué? Es mi blog, y es un proyecto personal. No me da prisas, no tiene fecha de entrega. No es el quien me pide que lo actualice, sino yo quien elijo hacerlo. Porque me apetece. No tiene que ser una obligación, es una parte de mi que quiero, con calma. Y sí, tal vez estará dos meses sin un nuevo post. Y entraré, lo miraré, lo apreciaré e incluso me sabrá mal que no haya nada nuevo. Pero no quiero que muera, y tampoco quiero cansarme de él. Por eso seré yo, y no él, quien lleve el ritmo. Estoy muy orgullosa del resultado que va quedando, el blog crece conmigo. Y estoy bien con eso. Así que de vez en cuando tendré las suficientes ganas para escribir una, dos, tres entradas de golpe. Y aunque la mayor parte del tiempo no tenga ganas de sentarme y escribir algo nuevo, sé que siempre estará ahí, esperando a que comparta algo nuevo, alguna opinión, algún favorito... he creado un espacio que adoro. Y estoy orgullosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada